top of page

Evita contestar estresado o el cliente no volverá

¡Hola de nuevo, Bookyers! Hoy vamos a hablar del estrés emocional que supone atender llamadas en pleno servicio y la percepción que puede generar en la clientela.


Los camareros corren de un lado a otro, los cocineros están en pleno frenesí culinario, y los gerentes intentan que todo funcione como un reloj suizo. En medio de todo este caos, suena el teléfono una y otra vez, así que corres a responder. No te da tiempo ni a carraspear ni a modular la voz, y cuando te quieras dar cuenta has soltado un “diga” la mar de seco. Ya puedes sentir la tensión del cliente al otro lado de la llamada. Aun así, tratas de reconducir la conversación hacia un trato cordial y amable, siempre y cuando el ruido de fondo te permita escuchar al cliente o tu atención no se disperse porque tu estimulante atmósfera no te deja de reclamar. Acabarás emocionalmente agotado y furioso, sintiéndote hostil, incluso, hacia el propio cliente.


Contestar a las llamadas en pleno servicio es agotador



El cliente, por su lado, sentirá que algo no ha ido bien y pensará que es culpa de una mala atención o de un mal momento. Ambas dos, le condicionan a sentir rechazo a la idea de volver a llamar en un futuro.


Qué distinto habría sido la situación si Bookybot hubiera estado ahí para atender las llamadas y responder con un parsimonioso e inmutable: “Buenas, bienvenido al restaurante El Llantar de Jorge Juan, ¿en qué puedo ayudarle?”. No hay ruido de fondo, no hay prisa, no hay tensión emocional. Este bot conversacional no se estresa, no se agota y siempre está disponible para atender las consultas de los clientes, ya sea para una reserva, para una modificación o para una cancelación. ¡Puede hacerlo todo a la vez con varios clientes y sonar igual de amable y profesional!








El cliente cuelga el teléfono con un buen sabor de boca que le condiciona a que un futuro le parezca buena idea volver a llamar a ese restaurante donde un asistente virtual la mar de amable le atendió con calma y paciencia. Se sentirá, aun mejor, cuando la próxima vez compruebe que el asistente recuerda su nombre, apellido y preferencias.

Esta es una de las muchas situaciones en la que Bookybot puede ser de ayuda. Nos da soporte emocional a nosotros y garantiza buenas impresiones en el cliente atendido. Hay otras circunstancias en las que el cliente ni siquiera es atendido, lo que supone un desastre para el negocio. Se pierden reservas presentes y, por supuesto, futuras. ¡Hablaremos de ello en la siguiente entrada!


18 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page